Existe un deslumbrante lugar en el mundo donde tres naciones se dan la mano. Argentina, Paraguay y Brasil unen sus particulares naturalezas y sus gentes en un punto donde no existe más que riqueza cultural, este espacio es: Hito tres fronteras. Un encuentro fronterizo de referencia histórica y emblemática que tiene como escenografía la inmensidad de los ríos Paraná e Iguazú y el más abrazador cielo azul.

El encuentro del Hito tres fronteras

 

El pintoresco Hito tres fronteras tiene su encuentro donde el Río Paraná se junta con el rojizo río Iguazú.  En la zona se entrelazan las ciudades de Puerto Iguazú, en la provincia de Misiones, Argentina, Foz do Iguaçu, en Paraná, Brasil; y Presidente Franco y Ciudad del Este, en Alto Paraná, Paraguay.

 

Lo más fascinante de este punto turístico es cómo se pasean los visitantes de un país a otro en cuestión de minutos. A través del puente Tancredo Neves se conectan Iguazú con la ciudad brasileña. De este lado, sobre el río Paraná, se encuentra el Puente de la Amistad que también funciona como enlace para alcanzar a la Ciudad del Este y, por último, desde Presidente Franco se genera la conexión hasta el puerto argentino.

Hito tres fronteras desde nuestro lado

 

En Puerto Iguazú está el Hito tres fronteras, un espacio ampliamente visitado por turistas que esperan con ansias guardar entre sus recuerdos aquella fotografía en el tradicional monumento que luce los escudos y banderas de los tres países que se dan cita en la zona.​

 

Está localizado a pocas cuadras del centro de la ciudad y desde ahí, en el mirador, podés deleitar tu vista con la panorámica de las costas de Brasil Paraguay. Cada frontera, incluyendo la nuestra, tiene un obelisco construido en 1903 y pintado con los colores representativos de cada nación.

Recreación en Hito tres fronteras

 

Aunque el solo hecho de visitar este triángulo de cultura es un sueño, el Hito tres fronteras se encarga de que llevés un poco de su magia hasta donde querás. Ahí, una feria de artesanos exhibe piezas típicas de la provincia. También, está disponible al público el Memorial Cabeza de Vaca, un fragmento dedicado al conquistador español Álvar Núñez Cabeza de Vaca, quien en 1542 avistó las fascinantes Cataratas del Iguazú por primera vez.

 

Justo donde se cruzan las tres fronteras, está un parque rodeado de una exuberante y frondosa naturaleza. Árboles gigantescos y llenos de historia crean la postal perfecta para tu álbum. Un entretenido acto de danza de luces y agua te esperará y, para los pequeños, hay un espacio especial con una cafetería, coloridas hamacas y divertidos toboganes.

 

Finalmente, a orillas del río Paraná, una balsa se dedica a hacer diariamente el trayecto Presidente Franco-Puerto Iguazú donde pasajeros pueden acariciar las míticas aguas. Así que si decidís saborear la exquisitez de la diversidad cultural, tu lugar es Hito tres fronteras. Con familia, amigos o tu amor, siempre será un paseo ideal para vivir la grandeza botánica desde el más sano turismo.